Curia Metropolitana
(506) 2258-1015

Monseñor José Rafael Quirós Quirós

“Deseo cercanía y apertura”

Oriundo de Llano Grande de Cartago, nació en las faldas del volcán Irazú, hijo de padres campesinos y el menor de 8 hermanos, desde los 13 años sintió el llamado de Dios.

Tiene 32 años de ser sacerdote, de los cuales 7 se ha desempeñado como Obispo de Limón. Pero, ahora su reto será mayor, el pasado 4 de julio el Papa Francisco lo nombró el sétimo arzobispo Metropolitano.

Se trata de monseñor José Rafael Quirós Quirós quien a sus 58 años asumió un nuevo rebaño compuesto por 110 parroquias que integran la arquidiócesis de San José.

Conoce el clero Josefino, porque fue parte de él y llega en un momento especial para la Iglesia. De esto y más conversó con nosotros.

Desde muy joven recibió el llamado de Dios. ¿Qué tuvo de especial su formación?

Recibí la formación católica apegado a los principios de prácticas religiosas como el rezo del rosario todos los días, recuerdo que en Semana Santa orábamos La Pasión el Viernes Santo y en alguna oportunidad, nos trasladamos hasta Tierra Blanca, que era en donde había procesiones. Todo esto lo recuerdo con gran alegría, con gran gozo, está en la profundidad de mi corazón. Es lo que ha marcado mi vida definitivamente.

¿A qué se dedicaba su familia?

A las labores propiamente de campo. Allá en ese tiempo todavía no se cultivaban flores, como ahora. Si no los cultivos tradicionales como papas y maíz.

¿Cómo fue su niñez?

Una niñez sana. Soy el menor de los hermanos. Cuando tuve conciencia de la vida en familia y de quiénes la componían mi hermana mayor se había casado. De manera que, el entorno de mi niñez se desarrolló dentro de mi hogar. También una relación diría normal entre vecinos, entre juegos tradicionales.  Cuando llegó la época de la escuela una hermana me llevó a mi primer día de clases.

¿Siempre quiso ser sacerdote?

Sí, esto lo veo como un don de Dios, como un regalo del Señor. Desde muy pequeño esto me llamó la atención.

¿Qué le dijeron sus papás cuando les manifestó que deseaba ser sacerdote?

Era un niño (ríe), lo vieron con alegría, pero también a la espera.

 Y en su adolescencia ¿Cómo se cristaliza esta vocación?

Digámoslo así, se da un proceso de continuidad. En la época en la que terminé mis estudios primarios, no existía tantísima posibilidad para ir a estudiar a la secundaria, porque era un pueblo rural. Era difícil el transporte. Y como yo tenía esa idea, entonces fue cuando –recuerdo muy bien- mi papá habló con el Padre Tarsicio Méndez, que era el párroco de Taras.  El Padre Tarsicio le puso atención a la narración que mi papá le hizo y después conversó conmigo.

Había una revista del Seminario menor, que si mal no recuerdo se llamaba: “Amigos siempre”, el Padre Tarsicio, tenía por allí una revista de esas y en una de sus páginas decía los requisitos para ingresar y allí empezó todo.

ESCUDO ARZOBISPAL

escudo señor arzobispo monseñor jose rafael quiros

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through the cites of the word in classical literature, discovered the undoubtable source. Lorem Ipsum comes from sections 1.10.32 and 1.10.33 of «de Finibus Bonorum et Malorum» (The Extremes of Good and Evil) by Cicero, written in 45 BC. This book is a treatise on the theory of ethics, very popular during the Renaissance. The first line of Lorem Ipsum, «Lorem ipsum dolor sit amet..», comes from a line in section 1.10.32.

The standard chunk of Lorem Ipsum used since the 1500s is reproduced below for those interested. Sections 1.10.32 and 1.10.33 from «de Finibus Bonorum et Malorum» by Cicero are also reproduced in their exact original form, accompanied by English versions from the 1914 translation by H. Rackham.